De ESPAÑA sobre AUSTRALIA

“Es posible que las empresas españolas (aunque sin generalizar) puedan tener menos procedimientos internos, regulaciones, procesos, etc. que empresas anglosajonas, y que a veces nos vean como empresas más desorganizadas. Creo que es algo cultural que he podido experimentar también en el ámbito personal. En mi opinión, empresas españolas están mejorando mucho en este sentido, pero lo que sí he podido apreciar es que solemos trabajar mejor bajo presión.”