De ESPAÑA sobre AUSTRALIA

“Al comienzo de mi estancia en Australia enviaba los correos electrónicos como si de España se tratara hasta que un compañero australiano me aconsejó que debía ser más suave y “polite” en el lenguaje escrito. En español sonaba totalmente educado pero era demasiado directo para los anglosajones.”