De ESPAÑA sobre FRANCIA

“En Francia se tiende a planificar más, a invertir más tiempo en esta fase, y luego se ejecuta todo más deprisa. En España tendemos a lanzarnos directamente a la acción, con lo que muchas veces tenemos que parar o desandar lo andado ante situaciones que no habíamos contemplado. En contrapartida, a los franceses les cuesta algo más reaccionar ante los imprevistos, especialmente cuando no hay “Plan B”. En Francia se pierde también más tiempo elaborando planes para eventuales contingencias que en España, dónde se espera a que algo ocurra para decidir qué se hace.”