De ESPAÑA sobre LOS ESTADOS UNIDOS

“Percibí que los estadounidenses son menos dados al contacto físico si no tienen mucha confianza, por ejemplo a saludarse no se dan 2 besos como aquí. Un día me tropecé en el laboratorio donde trabajaba en ese momento y el chico que estaba a mi lado, por no “tocarme” casi me deja caer con las manos llenas de material de vidrio. Con el tiempo nos hicimos amigos y le comenté que me extrañó que no intentara ayudarme a no caer y me dijo que le resultaba violento sostenerme con sus manos por el contacto físico, por si me pudiera yo sentir ofendida.“